Miriam Ruiz
random thoughts on technology and life











{December 22, 2010}   La Cultura y los Derechos Humanos
Llevo hace tiempo queriendo hacer una entrada sobre el enfrentamiento entre dos derechos que a veces se ven como contrapuestos: El derecho a ganarse la vida con la creación artística y cultural, y el derecho de todas las personas a acceder y participar de la cultura. He decidido finalmente hacerlo, tras la victoria política de ayer, con la no aprobación en la comisión de economía del congreso de la Ley Sinde, y a raiz de una de las falacias que publica Eduardo Bautista en un boletín de la SGAE: “desde que en los rescoldos de la Revolución Francesa el insigne Beaumarchais consiguiera incluir entre los Derechos del Hombre el solemne reconocimiento de los Derechos de Autor, o lo que es lo mismo, el respeto a que solo el autor pueda decidir el futuro y destino de sus obras y de los rendimientos económicos que estas generen.”
 
Esta relación lógica es, además de falsa, absurda.
 
El Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dice dos cosas:
  • Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
  • Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.
Esto quiere decir que, evidentemente, cualquier persona tiene derecho a obtener beneficios de las creaciones científicas, literarias y artísticas que realice, o en las que contribuya, pero no a costa de limitar el acceso de otras personas a las mismas. Ninguno de los dos derechos es superior al otro, y no se dice en ninguna parte que el modelo económico que sustente esto deba de ser el de la restricción del acceso de las personas a estos contenidos. Más bien al revés.
 
Evidentemente el definir lo que es cultura, entretenimiento y arte no es algo obvio, pero tampoco se puede estar jugando a un doble juego. Si la ciudadanía está financiando el desarrollo de diversas producciones, como por ejemplo las cinematográficas, por considerarlas cultura, lo que nos hace coproductores de las mismas a todas las personas que pagamos impuestos, lo que no tiene ningún sentido es que esta consideración de dercho público no se mantenga para su uso y compartición. En última instancia, en mi opinión, habría que reelaborar la regulación de la cultura en la línea que realmente marcan los Derechos Humanos, y no intentar forzar una solución totalitarista para intentar hacer andar a un caballo muerto.


Cis Garcìa says:

Lamento trollearte el blog, Miriam, pero si no lo digo, reviento.

Derechos humanos? ONU? Desde el primer momento que nada de lo que haga esa organización esté apoyada por una decisión de carácter ejecutivo y de obligado cumplimiento para todas las naciones, lo que salga de la ONU puede considerarse papel mojado. Las resoluciones de la ONU se cumplen porque a los países les apetece tener buen rollito, pero nada más. Las Naciones Unidas no son mas que un centro de congresos muy grande (y viejuno y que se cae a cachos, te lo digo yo que he estado dentro), donde los representantes de las naciones hacen sus políticas mirando a su propio ombligo.
Ojalá en un futuro exista un poder supranacional que haga valer de verdad los derechos humanos. Hasta entonces, la lucha sigue en la calle… y en internet :D



Miry says:

Independientemente de que opino lo mismo que tú de la ONU, como organización, creo que la Declaración Universal de los Derechos Humanos es una lista muy razonable de consenso sobre los derechos esenciales de todas las personas sobre la que se puede construir una mejor sociedad.



Ángel Vázquez Hernández says:

Independientemente de lo que diga la Declaración Universal de los Derechos Humanos debemos tener en cuenta lo que diga la Constitución Española, que no reconoce la propiedad intelectual como derecho fundamental, por mucho que se haya repetido este argumento. Mas información en http://anvazher.nireblog.com/post/2010/01/08/la-propiedad-intelectual-como-derecho-fundamental



Cis Garcia says:

Ni cienmil palabras mas. Ahí le has dao!



Manolo Díaz says:

Por mencionar un detalle:

“El respeto a que SOLO el autor pueda decidir el futuro y destino de sus obras y de los rendimientos económicos que estas generen.”

¿Se da cuenta Eduardo Bautista de que eso pone en un aprieto a la existencia misma de la SGAE?



Miry says:

Ángel: En el artículo 10 de la Constitución Española pone explícitamente que «Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.». Dejando eso aparte, considero que los Derechos Humanos son más importantes que la Constitución, con todo el respeto para esta última. De cualquier forma, es cierto lo que dices de que en el ordenamiento español no se reconoce la Propiedad Intelectual como un Derecho Fundamental, pero es que en la DUDH, que yo sepa, tampoco. Solo habla de «la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan», no de que el modelo de retribución haya de estar basado en el concepto de Propiedad Intelectual que nos intentan imponer.



voet says:

miriam, tienes mucha razón en tu reflexión.

de todos modos aquí no se trata tanto de “la cultura”, término que no deja de ser muy ambiguo, como de un modelo de negocio caduco, el “caballo muerto” al que te refieres.

sin necesidad de aludir a los derechos humanos, hoy en día tan ninguneados, podemos asegurar que el libre mercado tiene la obligación, por definición, de actualizarse en función de los recursos y la tecnología.

si internet y la tecnología digital permiten ahora mismo un coste de copia cero, lo absurdo consiste en intentar resolver este “problema” a base de medidas proteccionistas y leyes. las leyes, como muy bien dice jacque fresco, aparecen cuando no es posible una solución tecnológica.

la imprenta no rebeló a los amanuenses, exigiendo un canon a las resmas de papel, y las fábricas de hielo no impusieron un canon a cada nevera. estos ejemplos muestran lo absurdo de lo que se pretende.

la industria de contenidos, en la forma que la hemos conocido siempre, se ha quedado sencillamente obsoleta. y el único problema aquí es su resistencia al cambio, a la actualización.

mas aún, y esto como corolario, la calidad de los contenidos necesariamente ha de mejorar con el nuevo modelo. la misma industria que intenta mantener sus privilegios es la que llena los medios de comunicación (MTV, radio) con sus productos estandarizados y enormemente limitados. el público hasta ahora sólo tenía acceso hasta ahora a estos productos, muchas veces de ínfima calidad ya que su finalidad no es la creación artística per se, sino llegar a un mercado amplio.

por tanto, no se trata sólo el hecho de que el usuario de la tecnología digital tenga acceso gratuito a los productos estándar, sino a la miriada de producciones que antes eran filtradas por los criterios de la industria. jamás habría podido distribuir mi propia música por los medios tradicionales, y nunca habría sido accesible al público general. mi música puede que no sea gran cosa, pero es original y enriquece la oferta disponible. ¿será esto lo que realmente teme la industria?

bajaros mi música gratis: http://muziko.cranf.net



Miry says:

En Bulma: Las licencias aplicadas a obras de propiedad pública deben ser libres, por René Mérou.



Leave a Reply


about

This is a personal webpage that belongs to Miriam Ruiz.
If you want to contact her, you can do at:
webmistress(at)miriamruiz(dot)es.

pages
categories
archive
twitter
calendar
June 2017
M T W T F S S
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
credits
WikiLeaks

La Lista de Sinde